Un team de Los Durakos en una de las fotos más polémicas en Cuba | Foto © Twitter / Anacleto
Un team de Los Durakos en una de las fotos más polémicas en Cuba | Foto © Twitter / Anacleto

Prensa oficialista culpa a Internet de la moda los Durakos entre los adolescentes en Cuba


América Latina Cuba

Publicado el Miércoles, 21 Agosto, 2019 - 12:27 (GMT-5)


El fenómeno Los Durakos, que levantó polémica en las redes sociales por una foto de adolescentes en un cementerio de Cuba, es culpa de Internet, según una opinión publicada en el periódico oficialista Girón de Matanzas. 

"Esta nueva corriente tal vez surja de la abrupta irrupción de la Internet en el país y del choque cultural e ideológico que ello causó. El uso o la sobredosis de redes sociales como Facebook, Instagram o Whatsapp crearon nuevas maneras de relacionarse que a veces suplantan en importancia al “cara a cara”, el mundo binario superó al mundo táctil (...)", afirma el periodista Guillermo Carmona Rodríguez.

Carmona apunta que Los Durakos abogan "por una cultura de la banalidad, del egoísmo y, por encima de todo, del egocentrismo. Estos antivalores se deben combatir y abogar por una cultura más humanista y del respeto".

No ad for you

El articulista oficialista insiste en un argumento habitualmente usado por el Gobierno de Cuba cuando por ejemplo intentó controlar el reguetón y los géneros urbanos, además de los artistas independientes, a través del Decreto 349 o mucho antes contra el rock.  

Precisamente, Los Durakos –según explica el citado medio– se caracterizan por oír a reguetoneros como Chocolate MC, Yomil y el Dandy de donde sacaron uno de sus lemas "To' Gucci to' Durako", así como de cantantes de trap como Anuel AA, Bad Bunny y Ozuna, a quienes copian también su manera de vestir. 

Girón no es el primer medio estatal donde se habla directamente de este fenómeno entre los adolescentes cubanos, también en Ahora de Holguín o en Guerrillero de Pinar del Río abordaron en opiniones a Los Durakos y sus peculiaridades como escribir mal o con caracteres especiales.

"El fenómeno durako traspasa las fronteras de las redes sociales e invade a la sociedad como una forma de expresar un tipo de moda, una actitud, un tipo de música", escribió en Ahora el periodista Jorge Suñol Robles. 

Suñol insistió asimismo en que lo criticable es "aferrarse a algo superfluo, algo que no te puede aportar como persona, sentirme “top” y en realidad no serlo, lo criticable siempre será los personajes que monto", agregó en referencia a los montajes fotográficos donde salen en actitudes desafiantes estos menores o incluso algunas figuras intocables en el país como José Martí o Antonio Maceo para ganar 'Me gusta' o seguidores en Facebook o Instagram.

Captura de pantalla de Antonio Maceo como un durako. Fuente: Facebook.

En la misma línea, el periodista Ariel Torres Amador de Guerillero escribió "el problema es aferrarse a la superficialidad y prácticas que, lejos de aportar e inculcar sentimientos positivos y valores humanos a nuestros jóvenes, los transforma en entes vanagloriosos, en personajes ficticios y personalidades construidas para el disfrute de los demás".

El aumento del acceso a Internet en Cuba en los últimos años intenta ser controlada por el régimen cubano, el propio gobernante Miguel Díaz-Canel llamó a inundar las redes de contenidos de su Revolución.

Sin embargo, los ciudadanos –como sucede todavía con el paquete frente a la televisión estatal– prefieren consumir otro tipo de materiales, como hacen estos adolescentes, o en la mayoría de los casos aprovechan el poco y costoso tiempo en Internet para estar conectados con la familia y amigos.

¿Qué opinas de Los Durakos? 


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com 
 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram



Comentarios

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.